Locator
Los zapatos viejos que marcaron al ilustrador upetecista

Los zapatos viejos que marcaron al ilustrador upetecista 

Por: Eliana Jaimes Ávila
Dirección Comunicaciones 

Los zapatos viejos que marcaron al ilustrador upetecista

Con una cálida sonrisa inicia el relato de cómo decidió que su vida fuera arte, desde su habitación que también es su taller, su oficina y el lugar en el que se refugia para descansar, Leonardo Palencia, un tunjano que no deja la tierra que lo vio nacer, crecer, formarse y en donde a veces encuentra inspiración paseando por los verdes campos en su bicicleta nos cuenta un poco de su historia.

Cree en el amor, en que la educación debe reformarse, pero agradece a la UPTC que le permitió tener experiencias desde su área desde el primer semestre.

Estudio en el colegio Gran Colombia y en la Institución Antonio José Sandoval Gómez del barrio los Muiscas, era aplicado pero desde que ingresó al colegio creía que la educación debía innovar y educar para la vida.

“Mi papá siempre me acompañó en los procesos académicos, pero nunca fui brillante, es más he tenido mi contra con el modelo educacional que hay en Colombia, pienso que es un desastre, son 11 años de guardería y no aprendes las cosas básicas que realmente te pide la vida, no te enseñan a salvarte”.

Su inspiración y quien lo acompañó a tomar la decisión de ser licenciado en Artes, fue su padre quien también era artista, y por otro lado su madre, quien es su mano derecha y en ocasiones su alma creativa. En sus ratos libres busca descansar con música, le encanta movilizarse en bicicleta; trabaja en Bogotá y en Tunja, es docente universitario, ilustrador y también trabaja en una galería de arte.

Viajó a Buenos aires y estudió Gestión cultural y lenguajes artísticos combinados como posgrados, su experiencia en esta ciudad permitió ampliar su visión desde el espacio y combinar las profesiones como la historia y la ilustración para contar una historia.

Los zapatos viejos que marcaron al ilustrador upetecista

La combinación perfecta entre arte y ciclismo.

“Mi papá me enseñó a montar bicicleta y mi medio de transporte siempre ha sido la bicicleta, se mezcla muy bien con mi oficio, cuando necesito un momento de inspiración, la musa, fácil agarro la bicicleta y más acá en Boyacá que es tan lindo andar, me voy a una montaña y ya lo tienes todo”.

Leonardo y el Arte.

Miércoles y jueves eran los días que académicamente desde el colegio Leonardo Palencia comenzó a formarse, estudió en un colegio técnico lo que le permitía asistir al Centro Auxiliar de Servicios Docentes - CASD y allí logró graduarse como Bachiller Técnico en Artes Aplicadas.

Hoy es un orgullo upetecista, trabaja con pasión y vive de la misma manera, creció con arte y la música acompaña constantemente; es amante de The Beatles, tiene cuadros, libros, carros miniatura y tal vez acetatos, CD´s de este grupo que lo acompaña desde que se levanta hasta que finaliza su día. 

Palencia es reconocido por sus obras pintadas en óleo, un par de botas viejas es su cuadro más representativo.

“Son unas botas viejas, en teoría son de la época cuando se acaba el Bronx, la gente se comenzó a desplazar y uno encontraba muchas cosas por la calle, entre ellas las botas, que por cierto olían horrible, las cogí en una bolsa y las llevé a casa, tomé la foto y comencé a pintarlas, pero nunca imagine que llegaran a ser tan famosas y especiales. Las he encontrado en casas muy lujosas decorando espacios con piezas muy costosas”.

Para él, el arte lleva siempre consigo una historia, comenzó a pintar las botas pensando siempre a quién pertenecían y cuál era su historia.

Cuándo estuvo en Buenas Aires, tuvo que comenzar a realizar dibujo a lápiz, a pequeña escala pues el espacio en el que vivía no le permitía, volvió a Colombia y comenzó a trabajar en una galería de arte, “Siempre quise trabajar en una galería, era como mi trabajo ideal”.

Hoy día trabaja en la Universidad Santo Tomás en Bogotá, es docente universitario, y a través de ello ha intentado enseñar o guiar desde el amor y pasión que cada uno de sus estudiantes expresa en los dibujos. Su tiempo laboral lo divide entre Tunja y Bogotá. “En Tunja, le dicto clases particulares a niños, jóvenes y adultos que les gusta este arte. Mi trabajo es el trabajo perfecto, porque hago lo que más me gusta hacer y me pagan por ello”. 

Actualmente está trabajando en su libro, ilustraciones tal vez para muchos fuera de lo real, pero para él todo está relacionado con el medio ambiente y flora y fauna, “tal vez si no hubiese estudiado arte, hubiese estudiado biología o medicina, en la mayoría de mis ilustraciones que estoy realizando para mi libro siempre encontraran un animal”.

En el último semestre del año 2022, espera finalizar sus ilustraciones y reunirse con la editorial para comenzar con el proceso de graficación.

Durante la pandemia se convirtió en embajador de Caran D´Ache, una fábrica suiza de utensilios de escritura y dibujo, gracias a las publicaciones realizadas en cuenta de Instagram, en la que pintaba, dictaba talleres de acrílicos, grafito y clases magistrales de pintura. Las personas que conocen su talento lo contactan para realizar retratos, dibujos y cuadros a diferentes escalas.

Lleva constantemente a la UPTC en su corazón, pues asegura que gracias a la Universidad, logra mejorar y conocer más técnicas, que hoy hacen que su vida sea maravillosa, llena de saberes, música, deporte, arte y sobre todo vida.

Espera volver a su Universidad pero, para compartir conocimiento experiencias, y sobre todo contar como una procesión y un trabajo puede volverse un estilo de vida, “me encantaría colaborar en la UPTC, tal vez como docente, he estado allí presentando mis obras, pero sería interesante contar una historia”.

vid_artes_art1

Información actualizada: 20 de septiembre de 2022

margenes